Interesante

Consejos para manejar estudiantes difíciles

Consejos para manejar estudiantes difíciles

Tratar con la interrupción constante y el mal comportamiento puede hacer que las demandas ya intensas de enseñar sean aún más desafiantes. Incluso los maestros más efectivos a menudo luchan por elegir técnicas disciplinarias que hagan el trabajo.

El objetivo es pasar menos tiempo reprendiendo a los estudiantes difíciles y más tiempo motivando y alentando a su clase, pero esto simplemente no es posible si no tiene un plan establecido para establecer expectativas y seguir adelante. Cuando su sistema de gestión del comportamiento no parece estar reduciéndolo, tenga en cuenta estos consejos.

Definir expectativas

Explique claramente sus expectativas para todos los estudiantes y sea explícito sobre lo que implica el buen comportamiento. Sus estudiantes deben comprender las consecuencias del comportamiento que no cumple con las expectativas y saber que serán responsables cuando no cumplan con las reglas.

Haga que sus estudiantes lo ayuden a escribir reglas de comportamiento y firmen un acuerdo al comienzo del año para que se sientan más responsables de mantener altos estándares. Escríbelos y muéstralos en el aula. Algunas reglas son universalmente verdaderas en casi todas las escuelas. Recuerde incluir expectativas sobre ser cortés con los demás, respetar a los maestros y la propiedad escolar, y esperar instrucciones antes de actuar en su lista.

Justificar las expectativas

Tan importante como establecer expectativas claras es explicar por qué Las expectativas están en su lugar. No, no tiene que justificar sus elecciones ante los estudiantes, pero parte de su trabajo como maestro es ayudar a los niños a comprender por qué existen reglas tanto dentro como fuera del aula. "Porque lo dije" y "Solo hazlo" no son explicaciones que los ayuden a comprender.

Enseñe a los estudiantes que las expectativas de comportamiento no están establecidas simplemente porque usted quiere que lo estén. Las reglas de comportamiento están diseñadas para mantenerlos seguros y hacer que la escuela se adhiera más a ellos, elimina la necesidad de disciplina y permite relaciones saludables entre un maestro y sus alumnos. Tenga una conversación constructiva con toda su clase sobre por qué el buen comportamiento beneficia a todos.

Hacer cumplir las expectativas

Una vez que haya establecido las expectativas, modele el comportamiento que está buscando. Proporcione algunos ejemplos de cómo actuar en diferentes escenarios para que los estudiantes tengan claro lo que se espera. Solo después de haber hecho esto, puede comenzar a hacer cumplir las reglas.

Recuerda: Las reglas de comportamiento no deberían ser sobre qué te gusta. Nunca le diga a un estudiante que le "gusta" o "no le gusta" lo que está haciendo; esto implica que el buen comportamiento tiene el único propósito de complacerlo y anula por completo el propósito de las reglas.

Al tratar con estudiantes que desafían las expectativas, explique por qué su comportamiento es perjudicial para ellos y para los demás, luego trabaje con ellos para corregirlo. Nunca humillar o despreciar públicamente a un estudiante que está tomando malas decisiones. En cambio, educarlos sobre cómo sus elecciones afectan a la clase y ser pacientes a medida que aprenden. Pruebe un plan de gestión del comportamiento para los que rompen las reglas de rutina para seguir el progreso y llamar la atención sobre los problemas.

Alabado sea el buen comportamiento

El manejo del comportamiento debe implicar elogiar el buen comportamiento tanto como, si no más, implica reprender a los estudiantes que están fuera de lugar. Este estímulo es crucial para motivar a los estudiantes. Si no se aprecia el éxito, hay pocas razones para esforzarse en lograrlo.

Siempre observe y eleve a los estudiantes que dan buenos ejemplos para el resto de la clase, incluso si solo están haciendo lo que se espera de ellos. Establezca una cultura en el aula que celebre el buen comportamiento y establezca un sistema para reconocer a los estudiantes cuando cumplan o superen las expectativas. Sus estudiantes querrán ser parte del círculo de ganadores y se encontrará disciplinando menos cuando la clase vea que el trabajo duro no pasa desapercibido.

Mantén la calma

La frustración y el enojo son respuestas naturales a factores estresantes como el mal comportamiento, pero su trabajo como maestro es mantenerse tranquilo y sereno, en estos casos más que nunca. Sus estudiantes cuentan con usted para guiarlos y ser un modelo a seguir, incluso cuando están actuando. Respira hondo y retírate (o a un estudiante) de cualquier situación en la que temes que tus emociones se apoderen de ti.

Recuerde que todos los niños provienen de entornos muy diferentes y llevan equipaje muy diferente, por lo que algunos pueden requerir una gran cantidad de correcciones antes de ponerse al día. La mejor manera de mostrarle a un estudiante cómo quiere que se comporte es modelando el comportamiento y las reacciones apropiadas en momentos de vulnerabilidad.

La comunicación familiar es clave

Involucre a las familias. Hay una serie de razones por las cuales un niño se comporta mal en la escuela de las que nunca podría darse cuenta sin ayuda. Al comunicar sus inquietudes a los padres, puede descubrir que algo completamente fuera de su control está afectando a un estudiante. Mantenga a las familias informadas sobre el comportamiento de sus hijos y apóyese en ellos para obtener apoyo. Siempre resalte el comportamiento positivo y la mejora también.

Elige tus palabras con cuidado y nunca juzgues. Sé objetivo sobre lo que notas y da ejemplos. Los padres pueden sentirse a la defensiva cuando aborda este tema: aborde la conversación con cuidado para que se pueda llegar a un acuerdo sobre cómo proceder. Un estudiante puede requerir adaptaciones o modificaciones para poder cumplir con las expectativas y las familias son su mayor recurso para comprender estas necesidades.