Interesante

La alegoría de la cueva de la República de Platón

La alegoría de la cueva de la República de Platón

La alegoría de la cueva es una historia del libro VII de la obra maestra del filósofo griego Platón "La República", escrita en B.C.E. 517. Probablemente es la historia más conocida de Platón, y su ubicación en "La República" es significativa. "La República" es la pieza central de la filosofía de Platón, centrada en cómo las personas adquieren conocimientos sobre belleza, justicia y bien. La alegoría de la cueva utiliza la metáfora de los prisioneros encadenados en la oscuridad para explicar las dificultades de alcanzar y mantener un espíritu justo e intelectual.

Un diálogo

La alegoría se expone en un diálogo como una conversación entre Sócrates y su discípulo Glaucón. Sócrates le dice a Glaucón que imagine personas viviendo en una gran cueva subterránea, que solo está abierta al exterior al final de un ascenso empinado y difícil. La mayoría de las personas en la cueva son prisioneros encadenados frente a la pared posterior de la cueva para que no puedan moverse ni girar la cabeza. Un gran fuego arde detrás de ellos, y todo lo que los prisioneros pueden ver son las sombras que juegan en la pared frente a ellos. Han estado encadenados en esa posición toda su vida.

Hay otros en la cueva que llevan objetos, pero todo lo que los prisioneros pueden ver son sus sombras. Algunos de los otros hablan, pero hay ecos en la cueva que dificultan a los prisioneros entender qué persona dice qué.

Libertad de cadenas

Sócrates luego describe las dificultades que un prisionero podría tener para adaptarse a ser liberado. Cuando ve que hay objetos sólidos en la cueva, no solo sombras, se confunde. Los instructores pueden decirle que lo que vio antes era una ilusión, pero al principio, asumirá que su vida en la sombra era la realidad.

Eventualmente, será arrastrado hacia el sol, quedará dolorosamente deslumbrado por el brillo y aturdido por la belleza de la luna y las estrellas. Una vez que se acostumbre a la luz, tendrá lástima de las personas en la cueva y querrá permanecer arriba y separado de ellas, pero no piense en ellas ni en su propio pasado. Los recién llegados elegirán permanecer a la luz, pero, dice Sócrates, no deben hacerlo. Porque para la verdadera iluminación, para comprender y aplicar lo que es bondad y justicia, deben descender de nuevo a la oscuridad, unirse a los hombres encadenados a la pared y compartir ese conocimiento con ellos.

El significado alegórico

En el próximo capítulo de "La República", Sócrates explica lo que quiso decir, que la cueva representa el mundo, la región de la vida que se nos revela solo a través del sentido de la vista. El ascenso fuera de la cueva es el viaje del alma a la región de lo inteligible.

El camino hacia la iluminación es doloroso y arduo, dice Platón, y requiere que hagamos cuatro etapas en nuestro desarrollo.

  1. Encarcelamiento en la cueva (el mundo imaginario)
  2. Liberación de las cadenas (el mundo real y sensual)
  3. Ascenso fuera de la cueva (el mundo de las ideas)
  4. El camino de regreso para ayudar a nuestros compañeros

Recursos y lecturas adicionales

  • Hebilla, Stephen. "Descartes, Platón y la Cueva". Filosofíavol. 82, no. 320, abril de 2007, págs. 301-337. JSTOR.
  • Juge, Carole. "El camino hacia el sol que no pueden ver: la alegoría de la cueva de Platón, el olvido y la orientación en 'El camino' de Cormac McCarthy". El diario de Cormac McCarthyvol. 7, no. 1, 2009, pp. 16-30. JSTOR.
  • Ursic, Marko y Andrew Louth. "La alegoría de la cueva: trascendencia en el platonismo y el cristianismo". Hermathena, no. 165, 1998, págs. 85-107. JSTOR.