Interesante

Prospero: análisis de personajes del protagonista de 'Tempestad' de Shakespeare

Prospero: análisis de personajes del protagonista de 'Tempestad' de Shakespeare

La última obra de Shakespeare, "La tempestad", involucra a muchos personajes, pero el protagonista es Próspero. El legítimo duque de Milán, Próspero fue usurpado por su hermano, Antonio, y arrojado en un bote. Doce años más tarde, se ha convertido en el gobernante de la isla desierta en la que aterrizó y ha desarrollado un plan para regresar a casa y hacer las cosas bien: esta es la causa de la tormenta que se abre.

Próspero es uno de los personajes más complicados de Shakespeare. Se muestra a la vez amable, cruel, vengativo y indulgente.

El poder de Prospero

En general, Próspero es un personaje bastante inquietante: reparte castigos, trata a sus sirvientes con desprecio y su moralidad y justicia son cuestionables. Tanto Ariel como Caliban quieren liberarse de su maestro, lo que sugiere que es desagradable trabajar para él.

Más allá del poder de Próspero sobre sus sirvientes, posee poder sobre todos los demás personajes debido a sus habilidades mágicas. Esto se ejemplifica más claramente al comienzo de la obra, donde usa sus poderes (y la ayuda de Ariel) para conjurar la propia tempestad. Su magia, conocimiento y amados libros le dan la capacidad de dirigir las acciones de los demás.

Perdón de Próspero

Próspero fue perjudicado por muchos de los personajes de la obra, y esto se refleja en sus acciones. Su deseo de gobernar la isla refleja el deseo de su hermano Antonio de gobernar Milán, y lo hacen de manera similar, posiblemente poco ética.

Dicho esto, al final de la obra, Prospero perdona amablemente a los personajes de su casa. Incluso se absuelve de su tiranía sobre Ariel al liberarlo.

La última impresión de Próspero

En los últimos dos actos, llegamos a abrazar a Próspero como un personaje más simpático y simpático. Su amor por Miranda, la capacidad de perdonar a sus enemigos y el verdadero final feliz que crea todo se unen para mitigar las acciones indeseables que emprendió en el camino. Aunque Próspero a veces puede actuar como un autócrata, al final permite que la audiencia comparta su comprensión del mundo.

En el discurso final de Prospero, se compara con un dramaturgo al pedirle al público que aplaude, convirtiendo la escena final de la obra en una conmovedora celebración de arte, creatividad y humanidad.

El papel de Próspero en 'La tempestad'

A pesar de las deficiencias de Próspero como hombre, es fundamental para la narrativa de "La tempestad". Próspero casi sola maneja la trama de la obra con hechizos, esquemas y manipulaciones que funcionan en conjunto como parte de su gran plan para lograr el final de la obra.

Debido a esto y al tema del "dramaturgo" del epílogo, muchos críticos y lectores interpretan a Prospero como un sustituto del propio Shakespeare.