Interesante

¿Qué es la burocracia y es buena o mala?

¿Qué es la burocracia y es buena o mala?

Una burocracia es cualquier organización compuesta por múltiples departamentos, cada uno con autoridad para la toma de decisiones y políticas. La burocracia nos rodea, desde agencias gubernamentales hasta oficinas y escuelas, por lo que es importante saber cómo funcionan las burocracias, cómo se ven las burocracias del mundo real y los pros y los contras de la burocracia.

Características esenciales de una burocracia

  • Jerarquía administrativa compleja de varios niveles
  • Especialización departamental
  • Estricta división de autoridad
  • Conjunto estándar de reglas formales o procedimientos operativos

Definición de burocracia

Una burocracia es una organización, ya sea pública o privada, compuesta por varios departamentos o unidades de formulación de políticas. Las personas que trabajan en burocracias se conocen informalmente como burócratas.

Si bien la estructura administrativa jerárquica de muchos gobiernos es quizás el ejemplo más común de una burocracia, el término también puede describir la estructura administrativa de las empresas del sector privado u otras organizaciones no gubernamentales, como colegios y hospitales.

Ejemplos de burocracia

Se pueden encontrar ejemplos de burocracias en todas partes. Los departamentos estatales de vehículos automotores, las organizaciones de mantenimiento de la salud (HMO), las organizaciones de préstamos financieros, como los ahorros y los préstamos, y las compañías de seguros son todas burocracias con las que muchas personas tratan regularmente.

En la burocracia federal del gobierno de los Estados Unidos, los burócratas designados crean las reglas y regulaciones necesarias para implementar y hacer cumplir de manera eficiente y consistente las leyes y políticas elaboradas por los funcionarios electos. Todas las aproximadamente 2,000 agencias, divisiones, departamentos y comisiones del gobierno federal son ejemplos de burocracias. La más visible de esas burocracias incluye la Administración del Seguro Social, el Servicio de Impuestos Internos y la Administración de Beneficios para Veteranos.

Pros y contras

En una burocracia ideal, los principios y procesos se basan en reglas racionales, claramente entendidas, y se aplican de una manera que nunca está influenciada por las relaciones interpersonales o las alianzas políticas.

Sin embargo, en la práctica, las burocracias a menudo no logran este ideal. Por lo tanto, es importante considerar los pros y los contras de la burocracia en el mundo real.

La estructura jerárquica de la burocracia garantiza que los burócratas que administran las normas y reglamentos tengan tareas claramente definidas. Esta clara "cadena de mando" le permite a la gerencia monitorear de cerca el desempeño de la organización y lidiar efectivamente con los problemas cuando surgen.

A menudo se critica la naturaleza impersonal de la burocracia, pero esta "frialdad" es por diseño. La aplicación de reglas y políticas estricta y consistentemente reduce las posibilidades de que algunas personas reciban un trato más favorable que otras. Al permanecer impersonal, la burocracia puede ayudar a garantizar que todas las personas sean tratadas de manera justa, sin amistades o afiliaciones políticas que influyan en los burócratas que toman las decisiones.

Las burocracias tienden a exigir empleados con antecedentes educativos especializados y experiencia relacionada con las agencias o departamentos a los que están asignados. Junto con la capacitación continua, esta experiencia ayuda a garantizar que los burócratas puedan llevar a cabo sus tareas de manera consistente y efectiva. Además, los defensores de la burocracia argumentan que los burócratas tienden a tener niveles más altos de educación y responsabilidad personal en comparación con los no burócratas.

Si bien los burócratas del gobierno no elaboran las políticas y normas que implementan, desempeñan un papel integral en el proceso de elaboración de normas al proporcionar datos, comentarios e información esenciales a los legisladores elegidos.

Debido a sus rígidas reglas y procedimientos, las burocracias suelen ser lentas para responder a situaciones inesperadas y lentas para adaptarse a las condiciones sociales cambiantes. Además, cuando se les deja sin latitud para desviarse de las reglas, los empleados frustrados pueden ponerse a la defensiva e indiferentes a las necesidades de las personas que los tratan.

La estructura jerárquica de las burocracias puede conducir a una "construcción de imperios" interna. Los supervisores del departamento pueden agregar subordinados innecesarios, ya sea mediante una mala toma de decisiones o para construir su propio poder y estatus. Los empleados redundantes y no esenciales reducen rápidamente la productividad y la eficiencia de la organización.

En ausencia de una supervisión adecuada, los burócratas con poder de decisión podrían solicitar y aceptar sobornos a cambio de su ayuda. En particular, los burócratas de alto nivel pueden abusar del poder de sus cargos para promover sus intereses personales.

Se sabe que las burocracias (especialmente las burocracias gubernamentales) generan una gran cantidad de "trámites burocráticos". Esto se refiere a largos procesos oficiales que implican la presentación de numerosos formularios o documentos con muchos requisitos específicos. Los críticos argumentan que estos procesos ralentizan la capacidad de la burocracia para proporcionar un servicio al público y al mismo tiempo le cuesta dinero y tiempo a los contribuyentes.

Teorías

Desde el surgimiento y la caída del Imperio Romano, los sociólogos, humoristas y políticos han desarrollado teorías (tanto de apoyo como críticas) de la burocracia y los burócratas.

Considerado el arquitecto de la sociología moderna, el sociólogo alemán Max Weber recomendó la burocracia como la mejor manera para que las grandes organizaciones mantengan el orden y maximicen la eficiencia. En su libro de 1922 "Economía y sociedad", Weber argumentó que la estructura jerárquica de la burocracia y los procesos consistentes representaban la forma ideal de organizar toda la actividad humana. Weber también definió las características esenciales de la burocracia moderna de la siguiente manera:

  • Una cadena de mando jerárquica en la que el máximo burócrata tiene la máxima autoridad.
  • Una división distintiva del trabajo con cada trabajador haciendo un trabajo específico.
  • Un conjunto de objetivos organizacionales claramente definidos y entendidos.
  • Un conjunto de reglas formales claramente escritas, que todos los empleados aceptan seguir.
  • El desempeño laboral es juzgado por la productividad del trabajador.
  • La promoción está basada en el mérito.

Weber advirtió que, si no se controla adecuadamente, la burocracia podría amenazar la libertad individual, encerrando a las personas en una "jaula de hierro" basada en reglas de control.

La Ley de Parkinson es el adagio semi-satírico de que todo "trabajo se expande para llenar el tiempo disponible para su finalización". A menudo aplicada a la expansión de la burocracia de una organización, la "ley" se basa en la Ley de Gas Ideal de la química, que establece que el gas se expandirá para llenar el volumen disponible.

El humorista británico Cyril Northcote Parkinson escribió sobre la Ley de Parkinson en 1955, basándose en sus años de experiencia en el Servicio Civil Británico. Parkinson describió dos factores que hacen que todas las burocracias crezcan, ya que "un funcionario quiere multiplicar subordinados, no rivales" y "los funcionarios trabajan el uno para el otro". Parkinson también ofreció la observación irónica de que el número de empleados en los británicos El servicio civil aumenta entre un cinco y un siete por ciento por año "independientemente de cualquier variación en la cantidad de trabajo (si corresponde) por realizar".

Llamado así por el educador canadiense y autoproclamado "jerarquólogo" Laurence J. Peter, el principio de Peter establece que "en una jerarquía, cada empleado tiende a elevarse a su nivel de incompetencia".

De acuerdo con este principio, un empleado que sea competente en su trabajo será promovido a un trabajo de nivel superior que requiere diferentes habilidades y conocimientos. Si son competentes en el nuevo trabajo, serán promovidos nuevamente, y así sucesivamente. Sin embargo, en algún momento, el empleado puede ser ascendido a un puesto para el cual carencia Las habilidades y conocimientos especializados necesarios. Una vez que hayan alcanzado su nivel personal de incompetencia, el empleado ya no será promovido; en cambio, él o ella permanecerán en su nivel de incompetencia por el resto de su carrera.

Basado en este principio, el Corolario de Peter afirma que "a tiempo, cada puesto tiende a ser ocupado por un empleado que es incompetente para llevar a cabo sus funciones".

Antes de convertirse en presidente de los Estados Unidos, Woodrow Wilson era profesor. En su ensayo de 1887 "El estudio de la administración", Wilson escribió que la burocracia creó un ambiente puramente profesional "desprovisto de lealtad a la política fugaz". Argumentó que la impersonalidad basada en reglas de la burocracia lo convirtió en el modelo ideal para las agencias gubernamentales y que La naturaleza del trabajo de un burócrata permite a los burócratas permanecer aislados de la influencia externa, sesgada políticamente.

En su trabajo de 1957 "Teoría social y estructura social", el sociólogo estadounidense Robert K. Merton criticó teorías anteriores de la burocracia. Argumentó que la "incapacidad entrenada" que resulta de la "conformidad excesiva" eventualmente hace que muchas burocracias se vuelvan disfuncionales. También razonó que es más probable que los burócratas pongan sus propios intereses y necesidades por delante de los que beneficiarían a la organización. Además, Merton temía que debido a que los burócratas están obligados a ignorar las circunstancias especiales en la aplicación de las reglas, pueden volverse "arrogantes" y "arrogantes" cuando se trata con el público.

Fuentes

Merton, Robert K. "Teoría social y estructura social". Edición Ed ampliada, Free Press, 1 de agosto de 1968.

"Ley de Parkinson". The Economist, 19 de noviembre de 1955.

"Principio de Peter". Diccionario de negocios, WebFinance Inc., 2019.

Weber, Max. "Economía y sociedad". Volumen 1, Guenther Roth (Editor), Claus Wittich (Editor), Primera edición, University of California Press, octubre de 2013.

Wilson, Woodrow. "El estudio de la administración". Political Science Quarterly, vol. 2, N ° 2, JSTOR, 29 de diciembre de 2010.