Interesante

Saludando a la bandera: WV State Board of Education v. Barnette (1943)

Saludando a la bandera: WV State Board of Education v. Barnette (1943)

¿Puede el gobierno exigir que los estudiantes de la escuela se conformen al hacerles jurar lealtad a la bandera estadounidense, o los estudiantes tienen suficientes derechos de libertad de expresión para poder negarse a participar en tales ejercicios?

Datos rápidos: Junta de Educación del Estado de West Virginia v. Barnett

  • Caso discutido: 11 de marzo de 1943
  • Decisión emitida: 14 de junio de 1943
  • Peticionario: Junta de Educación del Estado de West Virginia
  • Demandado: Walter Barnette, un testigo de Jehová
  • Pregunta clave: ¿Viola la Primera Enmienda una ley de Virginia Occidental que exige que los estudiantes saluden la bandera de los Estados Unidos?
  • Decisión de la mayoría: Jueces Jackson, Stone, Black, Douglas, Murphy, Rutledge
  • Disidente: Jueces Frankfurter, Roberts, Reed
  • Decisión: La Corte Suprema dictaminó que el distrito escolar violó los derechos de la Primera Enmienda de los estudiantes al obligarlos a saludar a la bandera estadounidense.

Información de antecedentes

West Virginia requirió que tanto estudiantes como maestros participaran en saludar la bandera durante los ejercicios al comienzo de cada día escolar como parte de un plan de estudios escolar estándar.

El incumplimiento por parte de cualquier persona significaba la expulsión, y en tal caso el estudiante fue considerado ausente ilegalmente hasta que se les permitió regresar. Un grupo de familias de testigos de Jehová se negó a saludar a la bandera porque representaba una imagen grabada que no podían reconocer en su religión, por lo que presentaron una demanda para impugnar el plan de estudios como una violación de sus libertades religiosas.

Decision de la Corte

Con el juez Jackson escribiendo la opinión mayoritaria, la Corte Suprema dictaminó 6-3 que el distrito escolar violó los derechos de los estudiantes al obligarlos a saludar la bandera estadounidense

Según el Tribunal, el hecho de que algunos estudiantes se negaran a recitarlo no violaba en modo alguno los derechos de otros estudiantes que sí participaron. Por otro lado, el saludo a la bandera obligó a los estudiantes a declarar una creencia que podría ser contraria a sus creencias, lo que sí constituye una violación de sus libertades.

El estado no pudo demostrar que existía algún peligro creado por la presencia de estudiantes a los que se les permitía permanecer pasivos mientras que otros recitaban la Promesa de lealtad y saludaban la bandera. Al comentar sobre la importancia de estas actividades como discurso simbólico, la Corte Suprema dijo:

El simbolismo es una forma primitiva pero efectiva de comunicar ideas. El uso de un emblema o bandera para simbolizar algún sistema, idea, institución o personalidad es un atajo de mente a mente. Causas y naciones, partidos políticos, logias y grupos eclesiásticos buscan tejer la lealtad de sus seguidores a una bandera o estandarte, un color o diseño.
El Estado anuncia rango, función y autoridad a través de coronas y mazas, uniformes y túnicas negras; la iglesia habla a través de la cruz, el crucifijo, el altar y el santuario, y la vestimenta clerical. Los símbolos de Estado a menudo transmiten ideas políticas al igual que los símbolos religiosos llegan a transmitir ideas teológicas.
Asociados con muchos de estos símbolos hay gestos apropiados de aceptación o respeto: un saludo, una cabeza inclinada o desnuda, una rodilla doblada. Una persona obtiene de un símbolo el significado que le da, y la comodidad e inspiración de un hombre es la burla y el desprecio de otro.

Esta decisión anuló la decisión anterior en Gobitis porque esta vez el Tribunal dictaminó que obligar a los estudiantes de la escuela a saludar a la bandera simplemente no era un medio válido para lograr ningún grado de unidad nacional. Además, no era una señal de que el gobierno sea débil si los derechos individuales pueden prevalecer sobre la autoridad gubernamental, un principio que sigue desempeñando un papel en los casos de libertad civil.

En su disidencia, el juez Frankfurter argumentó que la ley en cuestión no era discriminatoria porque requería que todos los niños juraran lealtad a la bandera estadounidense, no solo algunos. Según Jackson, la libertad religiosa no daba derecho a los miembros de grupos religiosos a ignorar una ley cuando no les gustaba. La libertad religiosa significa liberarse de la conformidad con los dogmas religiosos de los demás, no liberarse de la conformidad con la ley debido a sus propios dogmas religiosos.

Significado

Esta decisión revocó la sentencia del Tribunal tres años antes en Gobitis. Esta vez, el Tribunal reconoció que era una violación grave de la libertad individual obligar a un individuo a saludar y, por lo tanto, afirmar una creencia contraria a la fe religiosa. Aunque el estado podría tener cierto interés en tener cierta uniformidad entre los estudiantes, esto no fue suficiente para justificar el cumplimiento forzado en un ritual simbólico o discurso forzado. Incluso el daño mínimo que podría crearse por la falta de cumplimiento no se consideró lo suficientemente grande como para ignorar los derechos de los estudiantes a ejercer sus creencias religiosas.

Este fue uno de los pocos casos de la Corte Suprema que surgieron durante la década de 1940 que involucraban a los testigos de Jehová que desafiaban numerosas restricciones a su derecho de libertad de expresión y libertad religiosa; aunque perdieron algunos de los primeros casos, terminaron ganando la mayoría, ampliando así las protecciones de la Primera Enmienda a todos.